Toma de decisiones

myliu menú principal

sticker,375x360.u1La toma de decisiones en la FairCoop se plantea como un reto. A pesar de que partimos de distintos colectivos donde la asamblea es el órgano de toma de decisiones, con FairCoop queremos buscar otras formas – dado que una asamblea mundial podría ser realmente complicada para llegar a acuerdos – sin perder características fundamentales como son la participación abierta, la descentralización, el respeto a las opiniones minoritarias y la autonomía.

El método que proponemos consiste en una combinación de tres metodologías que suelen ir separadas pero que en FairCoop se complementarían: el consejo, la toma de decisiones de forma colaborativa a través de la red social y la votación.

Cada una de estas metodologías tiene sus puntos fuertes y sus debilidades, así que se trata de hacer que se refuercen y controlen mutuamente:

– Un consejo tiene como ventaja que hay un grupo visible con la confianza de los cooperativistas y con la responsabilidad de tomar decisiones. Pero tiene como desventajas que es un grupo cerrado y reducido, lo que implica que no incluye por defecto la riqueza de ideas y puntos de vista que corresponde al conjunto de miembros.

– La participación abierta en FairNetwork, permite que la inteligencia colectiva se ponga a producir las mejores ideas y los matices más ajustados; es lo más parecido a una asamblea en la que cualquier opinión discordante puede enriquecer lo común para generar nuevos consensos, pero su desventaja es que en el formato virtual puede hacerse demasiado difícil llegar y concretar acuerdos. Además las desconfianzas que suelen acrecentarse en los espacios virtuales podrían hacer difícil su eficiencia.

– Las votaciones, tienen como inconveniente que no permiten la labor constructiva de los participantes, ni hacer mejoras cualitativas ni asumir responsabilidades, pero permiten que participe un número mayor de cooperativistas y su resultado es claro y inequívoco. Además pueden ser convocadas por unos u otros sujetos según los acuerdos metodológicos vigentes.

¡Ninguna de estas tres herramientas podría con este reto por sí sola; pero con las tres juntas y bien empleadas podemos lograrlo!

Para ponernos manos a la obra lo primero será definir las reglas del juego en cada una de las áreas de la cooperativa que – al ser descentralizada – empezará disfrutando de 4 consejos distintos que inicialmente tendrán un carácter provisional.

Los miembros de estos consejos serán los encargados de desarrollar estrategias y tomar decisiones, pero sólo las podrán tomar sobre aquellos temas que todos los miembros de la cooperativa hayan aprobado.

Para ello, cuando se constituya cada consejo provisional su primera tarea será definir un documento de metodología sobre cómo tomar decisiones en su ámbito, y sobretodo qué se decide en el consejo y qué se somete a votación cooperativa.

Su primer borrador se publicará en la red social y los miembros podrán realizar aportaciones  que podrán ser incluidas o no por el consejo; una vez tengan una propuesta más definitiva, se someterá a votación.

Para que este documento sea aprobado deberá recibir como mínimo un 75% de votos. Ésta será una votación muy cualificada y será la base para el resto de decisiones. Si es aprobada, podrán empezar a funcionar según este documento; si no, tendrán que volver a buscar propuestas en la comunidad que sirvan para generar un nuevo documento más consensuado que pueda cotar con el apoyo suficiente por votación.

Igualmente para que la participación sea continua y no exista una posición con apoyos en la cooperativa que pueda quedar silenciada, en cualquier momento un grupo de miembros podrá recoger apoyos a una propuesta de votación en la FairNetwork y, de conseguir los apoyos suficientes, se podrá convocar una votación.

Este mínimo se cifra será en principio de 10% de los miembros pero en todo caso formará parte del documento presentado por el consejo ecosistémico. El borrador también dejará claro si algún consejo o nodo puede tener derecho a bloqueo en una votación, bajo qué condiciones y través de qué procedimiento. Esta es una posibilidad sobre la que este grupo promotor no tiene una propuesta concreta pero sí reconoce que es necesario reflexionar sobre cómo crear un equilibrio entre el riesgo de situaciones que puedan ir en contra del interés general de FairCoop y la centralización de poder, por parte de algún espacio de toma de decisiones.

Así pues, el proceso de toma de decisiones queda abierto y aún pendiente de ser definidos entre todos.

Nosotros, cómo grupo promotor de la FairCoop ponemos a disposición dos herramientas para la toma de decisiones: por un lado grupos de debate y discusión para compartir borrradores y generar consenso, y por el otro herramientas de votación. Dejamos en mano de los consejos y la comunidad que los elige, definir su propia metodología de toma de decisiones que sea acorde con las líneas de la FairCoop.

Finalmente recordar que para acceder a las herramientas de puntuación y la posibilidad de votación hay que ser miembro de pleno derecho de la cooperativa. Por más abierta que esta sea, entendemos que – teniendo en cuenta las facilidades de alta – para participar plenamente, lo mínimo sería hacerse efectivamente cooperativista.

 

Este post también está disponible en: Inglés Francés Catalán Chino simplificado Alemán Griego Portugués